Ya somos muchos

21
Tráfico en CDMX. Fotografía ilustrativa tomada de http://siempre889.mx

Línea Política

YA SOMOS MUCHOS

Agustín Contreras Stein.

SI ALGUIEN se pregunta porqué en México, ya comienzan a escasear los alimentos, ya no hay suficientes empleos para tanta gente, se generalizan los robos y asaltos a mano armada, la violencia se incrementa cada hora, la inseguridad es casi total en todo el país, ya no hay oportunidades para vivir bien y cada día, la pobreza común se hace extrema, es porque ya somos muchos, es decir, de acuerdo con los recientes informes del Consejo Nacional de Población, la suma de habitantes en México, se elevó en pocos años a ciento veintitrés millones, más los que se acumulen en las próximas horas.

En muchas ocasiones, dentro de este mismo espacio, nos ocupamos precisamente del tema de la población, donde hacíamos referencia a la falta de un programa de planificación familiar, donde intervinieran todos los sectores involucrados, entre ellos, el religioso, a quien, de alguna manera, también se le carga cierta responsabilidad, pues ellos, los ministros religiosos, son los que, de alguna manera, han contribuido para que creciera el índice poblacional, considerando que entre sus objetivos, esta el respeto a la vida, desde su concepción, lo que resulta claro y hasta cierto punto, valedero.

Sin embargo, también ha dicho la iglesia que sus fieles deben tener todos los hijos que Dios les dé, por lo que, dentro de las poblaciones marginadas y hasta en los propios centros urbanos, se ha tomado esta invitación como algo viable y de esta manera hacer crecer la familia.

Dentro de los esfuerzos que los gobiernos del mundo han realizado para detener el crecimiento poblacional, que desde hace más de cincuenta años, ya se veía como una amenaza para la estabilidad de la sociedad y sobre todo para el gobierno que comenzó, desde entonces, a sentir la presión de los grupos poblacionales, con la exigencia de mejores servicios y oportunidad de una vida mejor, lo que se vino haciendo, necesariamente, muy complicado, debido a que conforme aumentaba la población, era más difícil cumplir con la tarea.

El problema es que además de los descubrimientos en la medicina que han contribuido a que la esperanza de vida aumentara de cincuenta y cinco años a setenta y cinco, también la mortalidad ha bajado, pues hay menos defunciones y más nacimientos por día.

El asunto era que los avances medicinales, no fueran superados por la población, sino que se establecieran estos descubrimientos para que la población controlada, pudiera tener mejores condiciones de vida.

Pero no fue así, de tal manera que los programas de planificación fallaron y no precisamente porque estuvieran mal diseñados, sino simplemente, porque dejaron de aplicarse. Esto lo reconocen las autoridades federales, porque tan solo en quince años, la perspectiva de vida ha crecido y la mortalidad ha bajado, pero lo planes que se tenían para detener el crecimiento poblacional, se dejaron al margen, por atender otras prioridades como son la alimentación, la investigación médica y la negociación para que los conflictos nacionales e internacionales, no fueran los que devastaran a la población. Las guerras, aunque persisten en algunas partes del mundo, no son ahora las que generen tanta muerte como sucedía antes.

Así es que la población en México, ha crecido desmesuradamente, de tal suerte que será muy difícil, primero, erradicar la violencia, porque ya esta llegando el momento en que, verdaderamente, el hombre se convierta, en el propio lobo del hombre.

Y es que para muchos habitantes de este país, la creencia sigue en pie de que no pasábamos de ochenta y seis millones de habitantes, cifra que, efectivamente, se difundió hace algunos años, pero como ya hemos señalado, las mismas autoridades federales, han reconocido que del año dos mil a la fecha, se dejaron de atender los programas de planificación familiar, convirtiéndose este fenómeno social en un verdadero dolor de cabeza para todas las autoridades que conforman el gobierno en sus tres esferas de competencia.

La violencia generalizada, es por ahora, uno de los más graves síntomas de que México, ya no aguanta a tanta gente, de que es necesario volver a la implementación de los programas que regulan el índice poblacional.

———————-

LAS CANDIDATURAS INDEPENDIENTES que surgieron como una necesidad de participación política de ciudadanos apartidistas o bien de aquellos que ya no encontraban un lugar dentro de los partidos políticos o que, como decía, el ahora Diputado local, José Luis Enríquez Ambell, a los que veían pasar el tiempo y la cola no avanzaba, rompieron con los caducos sistemas en que se limitaba la democracia, porque los partidos políticos llegaron a controlarla definitivamente.

En otra reforma política a fondo, también se debería tomar en cuenta la desaparición de candidatos plurinominales, exigir cierta preparación a los aspirantes a ocupar un cargo de elección popular, es decir, como se dice ahora, cumplir con el perfil adecuado para llegar a representar a los ciudadanos, que viéndolo bien, es una enorme responsabilidad.

Pero, sin duda alguna, hay otras cuestiones de por medio, todavía mas delicadas y urgentes de resolver. Nos referimos, a la desaparición o prohibición de las coaliciones de partidos políticos para contender por una posición política, incluyendo las de alta investidura.

Los partidos políticos se integran para luchar por alcanzar, antes que nada, posiciones políticas, pero deberían hacerlo desde sus propias bases, con su propia ideología y estatutos que los guíen por el camino de la victoria electoral, no sin antes, difundir sus ofertas políticas, proyectos y programas que tiendan, necesariamente, a beneficiar a la ciudadanía en general.

Sin embargo, la voracidad por el poder los han llevado a unirse con otros partidos, los cuales, sin lugar a dudas, tendrán otros proyectos, otros ideales, otros estatutos y otras estrategias políticas para alcanzar el poder, lo que, finalmente, no se entiende que dos o mas partidos políticos, busquen unificar criterios, cuando todos son, en principio, incompatibles.

Pero bien, en la práctica política, estas coaliciones, representan una ventaja sobre los demás partidos y contendientes, es decir, que se concreta, así, una política desleal que la misma ciudadanía debería rechazar.

Que cada quien se rasque con sus propias uñas, sería lo más conveniente en las participaciones políticas, pues de otra manera, le estamos restando importancia a la democracia que tanto se quiere alcanzar.

————————–

POR PRIMERA VEZ, y aunque no lo parezca, en la Delegación Federal de la Secretaría de Desarrollo Social, se están tomando las cosas en serio.

Digamos porque: ya hemos comentado en diversas ocasiones, que muchas veces no se cumplen los objetivos primordiales de una dependencia gubernamental, por el simple hecho de que todo se quiere hacer desde el escritorio y en muchas ocasiones, ahora que la tecnología lo permite, también a través de una computadora.

Sin embargo, hemos tomado nota reciente de que la actual Delegada Anilú Ingram Vallines, se ha pasado casi toda la semana que hoy culmina en permanente gira por diversas regiones del Estado, principalmente, en aquellas donde todavía predomina la marginación y las necesidades se vuelven una verdadera prioridad.

Se ha dedicado a revisar cuidadosamente el cumplimiento de los programas sociales y de que éstos concreten, estrictamente, el objetivo para lo que fueron creados. Esta labor, necesariamente, se tiene que hacer en el lugar donde se deben aplicar.

Eso es, cumplir cabalmente, con la misión encomendada.

————————-

Y EL LUNES, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta