Bonus. Antes del encuentro con Los Cinocéfalos

284

Bonus. Antes del encuentro con Los Cinocéfalos

Jorge Daniel Tejeda Palafox

Como amante de la buena música, buscaba nuevos conceptos. Parecía que éstos no llegaban; hasta que un día, vi que la gente hablaba de nuevos grupos y artistas independientes que estaban gestándose y hallando un lugar en el vasto terreno musical, empezando desde a nivel local. Fue entonces cuando oí que hablaban de ‘Los Cinocéfalos’. Al principio, pensaba que era un grupo típico como los demás, pero al mismo tiempo nació la curiosidad de indagar más sobre ellos.

Así que, fui investigando y aprendiendo acerca de la banda, empezando por lo básico, como los nombres de estos chicos que semanas antes no conocía. Los encontré en Facebook y les di inmediatamente mi ‘like’ pero, honestamente, no había escuchado ni una sola canción. Para no quedar mal, los busqué en YouTube y fui reproduciendo una por una todas las canciones del LP. Quedé estupefacto, todas las composiciones eran estupendas, y qué decir de las letras, me sentía identificado con una que otra y simultáneamente pensaba en lo que sentían los chicos al escribirlas y cantarlas con los instrumentos. Sus ritmos denotaban una energía súper positiva y un optimismo increíble, recorriendo por mi cuerpo deliciosas sensaciones, era un momento fabuloso.

Veía que publicaban sus eventos pero parecía que me resistía a conocerlos o inventaba alguna excusa para no querer verlos, hasta que decidí ir al evento del día de muertos en el ‘Chicatta 66’, como no era caro decidí comprar un boleto para conocer frente a frente a ‘Los Cinocéfalos’. Me preguntaba cómo serían en persona y eso era emocionante, el ver nuevas caras y pasarla bien con su música. Recuerdo que era sábado y estaba en el camión a contrarreloj porque no quería perder la oportunidad de oírlos. Llegué en quince minutos, en lo que bajaba en la parada y caminaba al ‘Chicatta’ y había llegado allí dos minutos después de la hora citada en el anuncio. En la entrada estaba una chica que vendía boletos y mercancía chida de la banda, le pagué lo de un boleto y me compré un pin (por desgracia no sé en donde lo dejé) que me gustó. Pasó un rato, no tan largo ni corto para que pasaran los chicos a tocar pero disfruté las otras bandas que amenizaron el lugar, con esas melodías ricas y suaves para bailar y reír toda la noche.

Yo ‘molestaba’ diciendo que ya pasaran hasta que alguien (para ser más preciso una señora) me hizo conocer al primer ‘Cinocéfalo’, Diego Marte, en el área del patio y fue en ese momento cuando pensé en proponerles una entrevista personal para un artículo que impactara al público. Nos presentamos y le comenté que estaba ansioso por conocer a ‘Los Cinocéfalos’, y él me dijo que era uno de ellos. Y fue así que hablamos un poco del evento y le lancé la propuesta. Cuando se lo dije, mencionó que debía hablarlo con el resto del grupo. Y fue así que me presentó al segundo ‘Cinocéfalo’ de la noche, a Diego Alexander y los dos le dijimos que estábamos conversando sobre el artículo y la entrevista que quería hacerles a todos. No se negó pero también dijo que lo tenían que discutir con los demás y así definir el siguiente plan.

Llegó el momento de ellos para presentarse y cuando empezaron a tocar, sentía que me electrizaba con las canciones y dejaba bailar a mi cuerpo. Tampoco perdí la oportunidad de grabarlos en vivo desde mi perfil de Facebook. Inclusive, a algunos contactos míos les gustó la tocada. Una vez terminada su presentación, me despedí de ellos con la promesa de recordarles la entrevista. Me fui del lugar totalmente complacido. Y también recuerdo que mientras esperaba a que me recogiera mi madre, me topé con Diego Marte una vez más y los felicité por su excelente trabajo y le pude decir un poco del efecto que tuvo su música en mí.

Aparte de todo lo anterior, les quiero compartir que la canción que más me marcó de ellos fue la de «Sr. Fantasma», cuya letra describe al ‘viejo yo’, una persona sin identidad y alienado de lo bueno que hay afuera por pensar mucho en hechos fatales De igual manera, pienso que «Añorar el ayer» puede motivar a todos a dar un cierre definitivo de las cosas tristes y absurdas del pasado.

Finalmente, solo puedo decir que haberlos conocido no fue ninguna casualidad y que nuestros destinos se tenían que cruzar; son unos chicos que me regresaron el placer de vivir.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here