Migrantes varados en Juan Rodríguez Clara.

CIENTOS DE MIGRANTES SE REFUGIAN EN RODRÍGUEZ CLARA, TRAS SER ATACADOS POR AGENTES DE MIGRACIÓN EN LA CONGREGACIÓN DE LOS TIGRES.

*En la redada, hubo varios heridos, detenidos y hasta personas muertas.
*Piden al Gobierno de Méxic los deje transitar en paz y no los agredan.

Edna López Domínguez/

Juan Rodríguez Clara, Ver.-Sentados en una guarnición, a un costado de la iglesia católica de nuestra señora de Guadalupe, en el municipio de Juan Rodríguez Clara, con vestimentas sucias, zapatos rotos, con miedo y hambre , se encontraba un grupo de 10 migrantes de origen hondureño, entre ellos una mujer quien dijo llamarse Karla Uribe.

Esperaban al padre Ramiro Baxin,o algún feligrés para que les dieran refugio en el lugar para migrantes que hay en la iglesia, con la esperanza de poder pasar la noche en paz y en un lugar seguro.

El relato de ellos fue que estaban en Rodríguez Clara luego de haber caminado más de 6 horas cuando una redada de migración, y policía federal los emboscaron en el puente que pasa entre la congregación de Los Tigres y Jimba Tinaco.

Otro grupo de 12 se encontraban ubicados en la esquina de la calle Álvaro Obregón, pidiendo dinero y comida a los conductores de autos y gente que pasaba a realizar sus compras.

Roberto, uno de los migrantes que no quiso dar sus apellidos solo dijo ser de honduras y tener 19 años, menciono que fue horrible la mañana del domingo 09 de septiembre, en su travesía de viajar en la bestia, ya que no esperaban ser atacados y obligarlos a huir entre los piñales, pavorizados de las detonaciones que descargaron los uniformados.

“Veníamos todos arriba del tren, éramos como 500 gentes que viajábamos desde Coatzacoalcos, y de pronto la maquina paro y escuchamos disparos, venían de todos lados, nos bajamos , algunas de las mujeres se lesionaron la cara, y el cuerpo, no supimos más de ellas, solo corrimos a refugiarnos, eran muchos agentes de migración y policías.”

Más adelante, en el cruce de las vías del ferrocarril, encontramos a más de cien migrantes que estaban siendo apoyados con comida por parte de ciudadanos de Juan Rodríguez clara, donde hacía mucho tiempo no se miraba una cantidad así de personas de Centro América que estuvieran juntas en este lugar donde para el tren.

Erick Ramírez, nos comentó que estaban preocupados ya que muchos de sus compañeros fueron detenidos y otros más heridos con arma de fuego y logro escuchar que un agente por la radio decía que ya habían matado a dos, por lo que el busco salida cruzando un piñal que tenía cerco eléctrico, donde al tocarlo salió lastimado.

“Cuando toqué la cerca me dio un toque sin embargo el miedo a ser baleado me hizo cruzarlo, otros de mis compañeros rebotaban por la descarga y fueron atrapados, golpeados e insultados, yo corrí y encontré al dueño del piñal quien le gritaba a los agentes que nos dejaran en paz y que no podía entrar a propiedad privada.

El hombre que nunca supimos quién era nos ayudó a un grupo de 20, nos refugió y nos dio agua y comida, luego nos dijo que podíamos seguir caminando hacia un lugar llamado las jimbas y más adelante llegaríamos aquí a Rodríguez Clara, gracias a dios que nos puso a un alma bondadosa, si no estaríamos quizá muertos o heridos.”

Otro joven de origen guatemalteco, estaba sentado en las vías del tren con un brazo dislocado, mientras otro de sus compañeros lo curaba con agua con sal, el conto que fue jaloneado por los agentes y en el forcejeo le zafaron su hombro, y que afortunadamente logro sacar fuerzas para poder soltarse y correr.

“Mientras corría nos tiraban disparos en los pies, gracias a dios encontré un agujero y ahí me escondí, mientras escuchaba el clamor de algunas mujeres que pedían no las lastimaran, la verdad me dio miedo asomarme a ver que ocurría, conmigo se resguardo otro muchacho y después de que ya no escuchamos ruido salimos despacio por temor a encontrarnos a algún agente.

“Solo queremos pasar a buscar mejor manera de vivir, en nuestro país nos estamos muriendo de hambre, no hay trabajo, no hay esperanzas, nuestro gobierno nos tiene hundidos, por eso estamos aquí no por gusto, ni por pasar tantas cosas, no es justo que todavía el Gobierno de México y sus uniformados nos ataquen, no somos bestias, somos gente que quiere sobrevivir para ayudar a sus familias, le pedimos al gobierno que nos deje transitar en paz, que no nos golpeen, nos asalten y nos lastimen, tenemos miedo, y solo queremos llegar a nuestro destino, no somos malos, sabemos que hay paisanos que si han cometido errores y cosas malas pero no por unos debemos pagar todos.”

Lo mencionaba con lágrimas en los ojos don Jorge García padre de 3 hijos que quedaron en honduras.

Y así entre más entrevistas , los migrantes aseguraron pasaran la noche esperando a que pase el tren, durmiendo al pie de las vías, entre los durmientes, en las bancas del parque, a orillas de la banqueta, si corren con suerte , en el tren que pasa de Chiapas alrededor de las 7 de la mañana, será su próximo transporte, si no tendrán que esperar al de las 3:30 de la tarde o bien el de las 12;30 de la madrugada.

Queremos que esto se haga público, que alguien investigue que paso con los cuerpos de nuestros compañeros y si realmente los detenidos están en migración, no queremos agresiones, atrás de nosotros vienen más migrantes con niños y no es justo que los embosquen de manera salvaje, ya no queremos más muertes, solo queremos viajar y lograr llegar a la frontera” señalo patricia migrante hondureña que viaja con tres meses de embarazo.

Cabe mencionar el agradecimiento y solidaridad de los Rodríguez Clarenses por haber aportado comida, ropa y agua a estas personas, fue satisfactorio ver como en un momento, de corazón se unieron las mujeres hombres y jóvenes a apoyar a quien lo necesita.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here