Robos a clientes en Plaza Ánimas Xalapa

Plaza Ánimas de Xalapa.

Política al día Express

ROBOS A CLIENTES EN PLAZA ÁNIMAS XALAPA

Por Atticuss y Francisco Licona

EN PLAZA ÁNIMAS XALAPA han reportado una serie de robos a clientes, en los pasillos y en Chedraui. Hasta la redacción de Política al Día Express han llegado advertencias de que en Plaza Ánimas han sucedido en los últimos días una serie de robos a clientes. A finales del mes de abril se nos informaron los primeros hechos; dos reportes de supuestos compradores que acorralaron a las víctimas y cuchillo en mano les quitaron el efectivo. El último caso -confirmado a quienes esto escriben- fue notificado por una conocida licenciada de Xalapa (quien pidió omitir su nombre por temor a represalias) quien en entrevista nos platicó su penosa y dolorosa experiencia cuando al querer usar su tarjeta de crédito para pagar el consumo en Chedraui Ánimas, se dio cuenta de que su cartera ya no se encontraba en su bolso. Desafortunadamente, en lo que tardó en hacer los trámites para reportar la tarjeta ya se le habían retirado 57 mil pesos de la misma. Lo anterior no deja de ser extraño pues luego de los eventos en Superama, en Plaza Ánimas Xalapa se incrementaron las medidas de seguridad, pero los amantes de lo ajeno al parecer conocen los puntos ciegos de las cámaras.

NORMALIZAN LA VIOLENCIA DE GÉNERO los propios diputados. Un video que circula en redes sociales muestra el momento en que Carlos Montenegro Verdugo, diputado del PRI en el Congreso de Sinaloa, acosa en plena sesión legislativa a su compañera de bancada, María Eugenia Medina Miyazaki. En la grabación se aprecia a Montenegro Verdugo rosando intencionalmente con su cuerpo por la espalda a la diputada, sin su consentimiento, quien reaccionó y aleja al agresor con un manotazo. Sin embargo, Montenegro sonríe y la diputada, también. Esto pasó el fin de semana, y al poco tiempo el diputado se disculpó tras ser exhibido dando el “arrimón” y la diputada aseguró que no recibió ninguna falta de respeto. Lamentable lo que se desprende de todo eso, pues es la normalización de la violencia hacia las mujeres, tanto del diputado como de la diputada que acepta que con eso no la ofendió. Si un hombre le hiciera lo mismo a cualquier mujer en el autobús, por ejemplo, por supuesto que eso sería violencia hacia la mujer. No es posible que el diputado alegue una “mala interpretación” y tampoco es posible ni aceptable que la diputada diga “que no hubo una agresión” cuando lo que se ve no se puede ocultar. Es la violencia hacia la mujer normalizada, ni más, ni menos.

JORGE WINCKLER ORTIZ, Fiscal General, hace lo mismo que hacían los funcionarios con Javier Duarte, servirse con la cuchara grande. Tantas notas locales y nacionales se publican a diario en las que el Fiscal Jorge Winckler es el protagonista, que tal pareciera ser objeto de una campaña en su contra, pero no, él solito se engancha en todos los temas. ¿Cómo puede hacer su trabajo sustantivo si a diario debe estar desmintiendo lo que de él se publica? Este martes, por ejemplo, tuvo que desmentir lo publicado por El Universal en el sentido de que desde su llegada a la Fiscalía han creado 127 plazas con salarios de hasta 40 mil pesos. Al leer la nota aclaratoria -fundamentada en el derecho de réplica- uno esperaría encontrar como justificante que ello obedece a la profesionalización de la Fiscalía, pues es sabido que los recursos humanos especializados que se requieren en esa dependencia justifican a veces elevadas remuneraciones, sin embargo, llama la atención la justificación que en su punto uno que dice: “Los sueldos exhibidos en la nota en comento corresponden a montos aprobados con anterioridad por administraciones pasadas, no son exclusivas, ni determinadas por la presente administración”. O sea, si antes se servían con la cuchara grande, esto justifica que sigan igual, ¿Cómo la ve?

Está Usted informado.
www.politicaaldia.com, Facebook: Política al Día, @PoliticaalDia, politicaaldia@hotmail.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.