Martha Lorenzo, enferma de dengue.

Williams Cortez

Coatepec, Ver.-Para tratar el dengue que la aqueja desde hace dos semanas, la señora Martha Lorenzo ha ingerido pastillas de paracetamol y brebajes de hierba de muicle o “sangre de Cristo”.

La señora de 52 años es originaria de este municipio. Se comenzó a sentir mal una madrugada de martes, cuando fuertes dolores de cabeza y cuerpo la despertaron. La mañana del domingo previó había asistido a observar un partido de fútbol a los campos de La Loma, en dónde, recuerda, que había muchos mosquitos.

“Yo desperté en la madrugada, con mucho escalofrío, dolor de cadera, haz de cuenta como cuando se cae uno que recibe un golpe fuerte. También sentía que las bolas de los ojos me iban a reventar”, cuenta mientras permanece de pie en la puerta de su vivienda.

EL DIAGNÓSTICO

Martha dice que de inmediato acudió a la clínica para su valoración médica. Allí le tuvieron que poner suero, y hacer dos estudios de sangre además de una radiografía de estómago.

A su esposo y a ella les pareció extraño que en su primer examen de sangre “no salió nada” y fue hasta el segundo examen que se reveló que “tenía las plaquetas muy bajas debido al dengue”.

La doctora que la atendió le dijo a Martha que “no todos los casos de dengue son igual”. A ella le dolían mucho los huesos de la espalda y el pulmón, de esto último responsabilizó su afición a fumar cigarrillos.

Los primeros cuatro días de la enfermedad no pudo comer nada, todo lo que ingería lo vomitaba de inmediato.

SANGRE DE CRISTO

“Sentía mucho dolor. Me dieron a tomar puro paracetamol cada seis horas, y además tomo mucho de hierba de muicle, la conocen por sangre de Cristo, yo tengo esa hierba en la casa y la he estado tomando, con eso me he estado controlando”.

Ella es la primera integrante de su familia que padece el dengue. Comentó que desde su infancia acostumbra a dormir bajo un pabellón, pues siempre ha vivido en zonas donde prolifera el mosquito y otros insectos transmisores de enfermedades.

A casi dos semanas de haberle iniciado los síntomas del dengue, recuerda que la primera semana la pasó acostada en la cama. Este lunes dijo haberse recuperado un poco y sentirse con ganas de caminar en el interior de su casa aunque los dolores no se han ido del todo.

“Me levanto, pero créeme que los dolores de las piernas y los brazos siguen, me faltan fuerzas, hago algo y siento como si me arrancaran los brazos, como si se me fueran a chispar”, agrega.

DENGUE HEMORRÁGICO

“De hecho, al lavarme la boca me salió sangre de la lengua y me dijo la doctora que era porque las encías se me habían inflamando porque tengo mala dentadura. Aun siento el sabor de la sangre”.

Pese a ello, los doctores descartaron que en su caso fuera dengue hemorrágico, se trata del clásico.

“El dengue lo puede uno agarrar en cualquier lado, en casa, en el monte, en cualquier lado, esté fumigado o no”,agrega Martha.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here