Tepeyahualco, el pueblo que resguarda una ciudad prehispánica

3643
La quietud del pueblo es sepulcral, pero muy pintoresco/Foto: Jessica García

Francisco De Luna/

Fotos: Jessica García/

Tepeyahualco, Puebla.- En un ambiente árido, donde el aire siempre sopla fresco, entre cactus, haciendas que remontan a un siglo, postales en color sepia y vías del tren que cuentan historias revolucionarias, son los paisajes que en cada paso regalan al visitante al llegar y adentrarse al municipio de Tepeyahualco de Hidalgo, Puebla.

Ahora, si eso no bastara y es necesario retroceder a otras épocas, como por ejemplo ir a lo prehispánico, en Cantona, una ciudad amurallada con cientos de calzadas que se pierden como laberintos entre pirámides, es otra de las opciones en esta localidad enclavada entre los valles poblanos.

Cantona, una ciudad prehispánica con cientos de callejones/ Foto: Jessica García
Cantona, una ciudad prehispánica con cientos de callejones/ Foto: Jessica García

Este poblado regala inimaginables fotografías que van desde hermosos atardeceres en color  dorado, contraluz de magueyes o contornos de antiguas arquitecturas donde diversas leyendas se encierran sobre estas planicies ubicadas a 2 mil 400 metros sobre el nivel del mar.

La quietud es casi sepulcral, pareciera un pueblo fantasma, donde el sonido del viento es lo que más se puede escuchar. Su significado es “Cerco entre cerros”, pues enormes montañas de roca permanecen como los gigantes que custodian y miran hacia el municipio donde las casas son de colores vibrantes.

La vista se pierde en los horizontes, entre cactus y pirámides/Foto: Jessica García
La vista se pierde en los horizontes, entre cactus y pirámides/Foto: Jessica García

Solo basta mirar a los alrededores para capturar imágenes que se pierden entre los horizontes; una polvareda a lo lejos se levanta como manto en color castaño, luego se pierde entre las paredes montañosas.

También al paso unas lagartijas regordetas y negruzcas brillantes asoman de sus cuevas, toman los rayos del sol y al sentir la presencia humana, se escoden y observan desde adentro.

Mientras tanto los minutos avanzan y las nubes que revolotean al cielo teyehaualquense anuncian una gran tormenta. Entonces los pocos caminantes del pueblo, corren a refugiarse y ya dentro de sus casas aprovechan para tomar tazas con café y aroma de canela.

Al llegar a la ciudad prehispánica “Cantona” que significa “Casa del Sol” y que los Arqueólogos tras 19 años de investigación consideran que en este lugar se desarrolló una parte de la cultura Olmeca-Xicalanca.

Los colores vistosos resaltan entre lo árido de la zona/ Foto: Jessica García
Los colores vistosos resaltan entre lo árido de la zona/ Foto: Jessica García

Aún esto es dudoso, las indagaciones continúan, aunque de cierto es que estas pirámides son del 200 antes de Cristo (A.C) y que fue una cultura dominante en el comercio de la obsidiana sobre la franja del Golfo de México.

Estos sitios limitan con el estado de Veracruz, sobre Perote, lugar desde donde basta una hora para poder adentrarse a estos territorios que pareciera fueron sacados de pinturas y postales del siglo XIX.

Los callejones en Cantona te llevan y pierden entre enormes paredones, hay que buscar salidas, nuevas opciones porque más arriba otras pirámides esperan y ya desde lo alto se pueden observar tonalidades cafés y más restos de la ciudad prehispánica que sigue bajo árboles, grandes rocas y tierra arenisca.

Texto publicado en Sin Rumbo Fijo: http://delnorteasur.blogspot.mx/2014/07/panorama-prehispanico-en-cantona-y-lo.html

Compartir

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta