En los últimos 50 años, han llegado bribonzuelos mediocres, que una vez elevados a la primera magistratura, sólo demuestran su ineptitud.

El tema Duarte saldrá poco a poco de la agenda mediática, aunque se le quiera meter con calzador expropiando presuntas propiedades del ex mandatario y rasguñando las piedras para ver si hay algo que sacarles.

Y por mucho que hayan alcanzado acumular o robar, para este tipo de individuos, nunca es suficiente, se pueden dar miles de ejemplos, pero sólo expondré los recientes casos en Veracruz, empezando con Enrique Peña, protector de estos saqueadores.

Los casos de Fidel Herrera y Javier Duarte son paradigmáticos del cinismo a campo abierto donde se acumularon muchos silencios públicos dentro y fuera de la entidad veracruzana, con complicidades por acción u omisión, pues de otra forma no pudo haber sido posible.

La defensa del Barcelona no tiene un alto nivel como en años anteriores. Si acaso Gerard Piqué resalta entre Roberto, Umtiti y Jordi Alba.

Esta lucha de protagonismo por adjudicarse lo que debería ser una obligación de cualquier autoridad, que es cumplir y hacer cumplir la ley, tiene un común denominador, además de la estulticia: los procesos electorales en marcha en el país, y en particular los de los estados de México y Veracruz.

Llama la atención porque en varios lugares el Revolucionario Institucional nomás no encuentra candidato, pues nadie quiere ir a una derrota más que cantada en zonas donde el antipriismo es feroz.

Los Estados Unidos de Norteamérica desde su nacimientos siempre tuvo gran apetito del extenso suelo del México independiente, de ahí su gran apoyo a la causa insurgente, como también el pronto reconocimiento de la joven nación mexicana al firmar se acta de independencia en el año de 1821.

Ante el crecimiento que ha tenido la población en nuestro país, se hace necesario, cada día, introducir nuevos servicios a la población, sin que alcancen los presupuestos dedicados para ello, porque el crecimiento económico no ha ido a la par con el aumento de la población.

El futbol es el puente, el pretexto y la razón para unir pueblos que están distanciados por la geografía