Malas noticias que no cesan para los veracruzanos; los caminos de la vida por la que transitamos están llenos de espantos que brotan por doquier en una entidad administrada por una clase política mayoritariamente ruin, ignorante y corrupta.

Las fechas de evaluación docente general se modificaron muchas veces; las fechas y sedes del examen docente en particular, también fueron modificadas sin escrúpulos ni disculpas.

El votante veracruzano asemeja el prototipo representado por Pedro Infante en la película La oveja negra, en la cual vive todas las humillaciones de su padre borracho, pendenciero y jugador.

En su desesperación, esta clase política bananera está tratando de continuar sus privilegios y blindar su camino de salida asegurando su impunidad, reduciendo las posibilidades administrativas y jurídicas de que los alcance la justicia.

El proceso electoral está en marcha, Fidel conoce las entrañas de ese monstruo, sabe usar el pinche poder y le sacará jugo al encono de MAYL le tiene en contra para llevar agua a su molino.

Ambos, Legislativo y Ejecutivo, fueron elegidos para aportar soluciones, no mayores conflictos. Lo que es inadmisible es que el presente y el futuro los ciudadanos permanezcan secuestrados por las interminables disputas de los políticos. Si no pueden con el paquete, unos y otros, que se vayan.

Lo que se hace mal no puede salir bien. Esto podría ser lo inscrito en la lápida del Acuerdo, para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar. Un acuerdo sobre nada. Ese es el resumen firmado y presentado por el gobierno de la República y diversas organizaciones empresariales, sindicales y de productores del campo.

El gobernador, con su conocido cinismo y saña burlesca hacia la universidad, reconoció, en lenguaje enredado y demagógico, el adeudo que por más de 2 mil millones de pesos tiene el gobierno estatal con la universidad.

Fue presentada una iniciativa que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley Estatal de Protección Animal, incluyendo importantes aspectos que fortalecen a esta ley en Veracruz.

Es la disputa pública y mediática de los gobiernos estatales por lograr el mayor porcentaje de ‘transportados’ y presentados a pesar de los Criterios Técnicos a los que no les ha tocado derogación sino ocultamiento.