Mano negra en el Orfis

El legislador papanteco, a pesar de representar las siglas de Morena, está plenamente identificado –por no decir amafiado y controlado- con el ex diputado local, ex dirigente estatal del PRI, ex secretario de Desarrollo Social estatal, ex coordinador de Agenda de Fidel Herrera Beltrán y ex secretario particular de Javier Duarte de Ochoa, Jorge Carvallo Delfín.

Desilusión

La oportunidad y credibilidad de una alternancia que no repita los errores de otras experiencias existentes en el país, implica buscar no cometer los errores que han hecho naufragar las expectativas sociales que le dieron oportunidad.

Contra el calentamiento global

En nuestro país el deterioro de las condiciones ambientales prosigue. Contra toda capacidad de comprensión, parece otorgarse poca importancia al tema. Poco se ha hecho y peor aún se ve el futuro a casi un año de los nuevos ejercicios administrativos federales.

El miedo

La protesta frente a las medidas federales, la indignación, fue socavada en su legitimidad con los saqueos. Los miedos ganaron ante la indignación al menos por el momento, el ejercicio sin duda fue exitoso para quienes fraguaron y calcularon sus efectos pues parecieran haber logrado su cometido distractor y deslegitimador.

No es magia, sino resultados

Las últimas dos semanas, el estado de Veracruz ha sido azotado por una oleada de hechos violentos. Prácticamente no hay día que no aparezca un muerto en alguna zona del territorio estatal, algunos con lujo de saña.

¿Exgobernadora?

Ahora el asunto se comienza a centrar en la esposa, todavía, del exmandatario veracruzano, Karime Macías, a la cual, se le han ido encima todos los ex colaboradores de Duarte de Ochoa, señalándola como el verdadero cerebro del gobierno pasado

El nuevo gen político

De tal suerte que no basta con la profesionalización de los servidores públicos en boga, sino que además deben otorgar garantía de su honestidad.

El sátrapa asoma la cabeza

Viniendo de Javier Duarte, cualquier lisonja es sinónimo de vituperio y vergüenza. ¿Todavía creerá el Presidente que es un “chivo expiatorio”? Capaz que sí.

El desmantelamiento del país

Sin embargo, con eso de que a los actuales “izquierdistas” de agua bendita les gusta más lo “retro”, quisieran hacer retroceder el tiempo en México 60 años en materia de libertades políticas y ciudadanas. Y aferrarse al poder por siete décadas más.

Nepotismo, intransitable

El primo incómodo se tendría que haber ido ya. ¿Cuál será el compromiso o la función que realmente desempeña, como para preferir hundirse en el descrédito?