Alex Toledo, un joven y moderno escritor y terapeuta de las relaciones humanas

255
Alex Toledo.

Por L.C.C. Jorge Daniel Tejeda Palafox

Facebook, Instagram y Twitter: Coco – Señor C

Estoy de manteles largos porque en esta ocasión les traigo una entrevista súper especial que sostuve con una persona muy reconocida en el mundo de la comunidad LGBT y por su labor profesional en el ámbito de la Psicología y la Psicoterapia de las relaciones humanas. Asimismo, se ha destacado por ser un buen escritor ya que su último libro, enfocado a la sanación de los corazones rotos y a las relaciones intrapersonales ha sido muy bien recibido por el público que lo sigue actualmente. Estoy hablando de Alex Toledo, el escritor y terapeuta de las relaciones humanas de los últimos tiempos.

En esta entrevista, conocerán los puntos de vista que Alex expresó sobre las relaciones humanas, sin omitir sus consejos para vivir mejor con nosotros mismos y con los demás; no sin antes, conocer parte de su trayectoria profesional y de qué forma como persona se da su propio lugar tanto con los demás cuando está solo consigo mismo. De igual forma, los invito a seguirlo en sus redes sociales que aparecen al final de la entrevista.

¿Quién es Alex Toledo?

Alex: “Me cuesta mucho trabajo definir y decir quién soy, porque hago y soy muchas cosas. Pero te podría decir que Alex Toledo es una persona que simplemente ha entendido que su labor en esta vida es compartir conocimiento para ayudar a que los demás crezcan en la misma manera que otros compartieron su conocimiento a mí para que creciera”.

¿Te gusta que la gente te conozca por lo que haces y eres?

A: “Sí, yo creo que a todos nos gusta que nos conozcan por lo que aportamos a los demás”.

¿Podrías platicarme acerca de tu trayectoria profesional?

A: “Yo empecé hace ocho años dedicándome a ser blogger y hacer contenido en Internet. Estudié Comunicación, por un tiempo me dediqué al marketing digital en Coca-Cola pero después me di cuenta que trabajar en una oficina no era lo mío. Así que, me llamó mucho la atención el mundo de la Psicología porque mi mamá es psicóloga y terapeuta, y yo ya empezaba a escribir en algunos portales sobre relaciones y sexualidad. Uno de ellos fue Homosensual hace muchos años. Entonces, como empecé a hablarle a la gente sobre relaciones, obviamente quise estudiar y aprender sobre la conducta humana. Luego, busqué hacer una especialidad o maestría en algo que tuviera que ver con la Psicología y encontré la maestría en Psicología Transpersonal, la hice y me especialicé en Desarrollo Humano, porque necesitaba profesionalizar todo lo que yo hablaba a la gente. Después de eso, fue cuando me animé a dar terapias enfocadas en la rehabilitación emocional, en la resolución de conflictos, también enfocada a personas LGBT ya que no hay muchos terapeutas que sepan de este tema y me pareció muy bueno empezar a dar terapias a gente de la comunidad LGBT porque así se sentían más acompañados y comprendidos. En el inter de todo eso, he escrito para muchas revistas, hice mi blog alextoledo.com, he participado en algunos programas de radio y de televisión y escribí para la revista Vogue en 2017. Recientemente, el año pasado saqué mi tercer libro, porque antes había sacado dos para niños, uno se llama ‘Las Aventuras de Nadia y Jonás’ e ‘Indra, la princesa de fuego’. ‘Se curan rotos, descosidos y deshilachados’ es el primer libro que ya hago para la gente que me sigue y el que saco con un sello editorial tan importante como Alfaguara. Actualmente, estoy muy inmerso en el desarrollo humano, en el crecimiento personal, en los temas que tienen que ver con la Neuropsicología, la Psicología y el estudio del comportamiento de las relaciones humanas”.

¿Cuál fue la inspiración para escribir ‘Se curan rotos, descosidos y deshilachados’?

A: “Me inspiré, más que nada, en las vivencias que he tenido, mis relaciones y en las de otras personas. No todo lo que está en el libro lo he vivido forzosamente, pero lo he oído a través de otros que me lo han contado. Surgió ese libro por dos cosas: La necesidad de la gente que me empezó a escribir y que me decían que querían tener impreso lo que escribía en el blog; y la otra surgió de la necesidad que yo tenía por compartir ese conocimiento y darle más vida, que no solo se quedara colgado en Internet. Por eso, quise hacer algo en físico, que perdurara más tiempo que un blog y así fue cómo surgió la idea de hacer el libro”.

En lo personal, ¿qué te motiva a ser mejor persona?

A: “Mi trabajo, porque yo no podría hacer lo que hago si no fuera buena persona. No puedo decirle a la gente que no vayan por la vida lastimando a otros y yo ando haciendo eso, ¿entiendes? También me motiva a ser mejor persona, la congruencia que debo tener entre mi pensar, sentir y actuar, para yo poder tener al menos cierta licencia para hacer mi trabajo y aconsejarle a la gente como poder llevar su vida más o menos. En pocas palabras, la congruencia entre mi vida y mi trabajo”.

¿Cómo esperas que entiendan el mensaje que transmites?

A: “Lo que pasa es que la manera en que la gente lo entienda ya no es mi problema porque eso es subjetivo. Mi labor termina hasta cuando publico el contenido. Mi responsabilidad es generar mensajes y contenidos muy claros, concisos y objetivos para que sean recibidos como yo quiero. Pero si otros le dan otra interpretación, es problema de los demás y no mío. Aunque lo ideal sería que la gente entendiera lo que hago y como me lo imagino en mi cabeza, pero eso no es posible. Así que mi responsabilidad es crear buenos mensajes y que los interpretan como quieran, esperando y confiando en el buen criterio de las personas”.

¿De qué forma quieres que impacten tus contenidos en los demás?

A: “Que impacten de tal forma que les aporten y ayuden a mejorar sus relaciones personales y las de ellos consigo mismos. Por eso es que hago lo que hago, para que la gente pueda mejorar la calidad de las relaciones que los rodean. Ese es el impacto que busco generar”.

¿Cómo te expresan las personas sus respuestas a tus consejos?

A: “Lo expresan de muchas maneras: Me lo agradecen, me escriben mensajes pero sobre todo cuando veo los cambios; y más cuando vienen a terapia y muchos de mis pacientes empiezan a cambiar, no son las mismas personas cuando llegan de primera vez. Sí hay cambios y ellos mismos los sienten. De hecho, ellos mismos son los que me dicen cuándo sienten que ya no necesitan más terapia y yo también me doy cuenta cuando esos ciclos tienen que terminar, entonces los doy de alta. Más que nada, lo veo en sus comportamientos, en sus formas de ser y pensar”.

¿Cuál es el propósito de la Psicología de las Relaciones Humanas en una idea concreta?

A: “Mejorar las relaciones interpersonales y además a ayudarnos a autoconocernos primero para así también poder tener buenas y sanas relaciones. No podemos tener una relación sana con alguien si no es así con nosotros mismos”.

Por ejemplo, si alguien tiene buenas relaciones con los demás, pero tiene una relación mala consigo mismo. ¿Qué pasaría en ese caso?

A: “Depende de que consideres buena relación con los demás. Porque muchas veces lo que llamamos buena relación con los demás no es más que una relación superficial y cordial con la gente, pero la verdad no hay un vínculo más profundo. Es fundamental empezar a tener una relación buena con uno mismo y después con los demás porque no podemos esperar que alguien nos dé algo que nosotros no sabemos dar a nosotros mismos y por consiguiente no sabemos darlo a otros. De lo contrario, lo que vamos a hacer es esperar que los demás nos llenen todo eso que no sabemos llenar, por eso tenemos que empezar desde nosotros mismos primero. Y las personas que creen tener buenas relaciones a pesar de tener una mala relación consigo mismas, no tienen buenas relaciones. En realidad, son parches o paliativos de relaciones buenas pero en el fondo están vacías”.

¿Es como decir que si somos diplomáticos o educados es como una fachada nada más?

A: “Exacto, ser educado y diplomático con la gente es bueno, pero no forzosamente significa tener relaciones sanas”.

¿Cómo podemos aprender a querernos más?

A: “Se puede aprender a querernos un poco más cada día mejorando nuestra percepción de nosotros mismos y la forma en que nos tratamos, qué tan duros o no somos y que tan indulgentes somos con nosotros mismos porque a veces nuestros peores críticos somos nosotros mismos, y no el mundo de afuera”.

¿Qué se entiende por ‘relación humana’?

A: “Por relación humana, habría que definir porque es todo lo que implica intimar, o relacionarse con cualquier persona. Pero, en las relaciones humanas están las relaciones de pareja, de trabajo, amistosas y familiares. Entonces hay que definir qué tipo de relación”.

Tu libro en qué se basa más, ¿en las relaciones de parejas o de cualquier tipo?

A: “Está muy enfocado a las relaciones de pareja y a la relación personal con uno mismo, esos son los temas principales del libro”.

Como terapeuta, ¿qué intentas curar con tu libro?

A: “Las ideas erróneas que las personas tenemos respecto a las relaciones amorosas”.

¿Podrías explicarnos como nos hacemos ideas erróneas acerca de las relaciones amorosas?
A: “Tenemos ideas erróneas respecto al amor y a todas estas concepciones que nos han enseñado, por ejemplo: ‘El amor duele’, ‘el amor cela’, ‘el amor todo lo puede’, ‘el amor todo lo perdona’, ‘el amor todo lo soporta’; todas esas ideas erróneas respecto al amor han tergiversado nuestro sentido de las relaciones amorosas y obviamente les han cargado muchas connotaciones negativas que seguimos reproduciendo y se convierten en patrones negativos que aplicamos a nuestras relaciones”.

Sabemos que no hay relaciones perfectas. Pero, ¿cómo hacemos que sean muy buenas relaciones?

A: “Claro, las relaciones no son perfectas sino perfectibles, y, la relación perfecta yo considero que es aquélla donde se sigue aprendiendo y mejorando junto con la otra persona cada día. Pero no es la que tiene cero conflictos, sino la que aprende a sobrellevarlos”.

En estos tiempos, ¿qué factores afectan a las relaciones amorosas?

A: “Principalmente, la falta de comunicación y de toma de responsabilidades, y eso también pasa en las demás relaciones humanas”.

¿Uno también puede sabotear sus relaciones?

A: “Claro, pero uno sabotea sus relaciones a partir de que no puede expresar o no expresa sus verdaderas intenciones o deseos por temor a lastimar a la otra persona, por no perderla, por muchas cosas. Por eso saboteamos nuestras relaciones”.

En cuanto a una relación con uno mismo, si uno siente que tiene muchas deficiencias y problemas para relacionarse mejor con los demás, ¿qué podría hacer para que no se les complique establecer contacto?

A: “Identificar que les está impidiendo tener ese contacto con los demás; pero si no pueden, ir a terapia”.

Cuando una persona busca alcanzar sus objetivos, ¿puede hacerlo todo el(la) mismo(a) o necesita de los demás?

A: “Siempre es importante ayudarnos de otras personas que nos puedan aportar cosas que tal vez no estamos viendo y que podemos hacerlo al trabajar en equipo. Pero es verdad que muchas veces depende de nosotros y nadie más va a hacer nuestra chamba, tenemos que aprender a hacerla nosotros mismos”.

En los trabajos y las escuelas, cuando las personas se juntan, ¿actúan más como equipo o grupo?

A: “Depende de qué tan bien se caigan los del equipo. Lo que pasa es que en las universidades ya no les enseñan a trabajar en equipo. Solo enseñan a crear empleados y manos de obra, pero no a trabajar en equipo y por eso pasa eso”.

Entonces, ¿qué necesitan enseñar para construir mejores relaciones humanas?

A: “Calidad humana. Necesitan clases y materias relacionadas al desarrollo humano y no lo tienen”.

¿Desde niveles educativos muy tempranos pueden aprender a ganar control en las relaciones humanas?

A: “Totalmente, desde preescolar es en donde se debe humanizar a los niños para que cuando sean adultos puedan ser adultos que, en lugar de opacar a otros, los hagan también brillar”.

¿Crees que una relación por conveniencia, a la larga, llegaría a ser una relación beneficiosa para las personas que la tienen?

A: “No, es una pérdida de tiempo y a la larga va a lastimar a las dos personas porque lo que finca esas relaciones no es el amor ni las ganas, es el interés y eso tiene pies”.

En estos tiempos tan alocados donde la mayoría de la gente no tiene tanta seriedad entre ellos por no expresar sus intenciones, ¿qué podemos hacer al respecto?

A: “Tratar de darnos el permiso de regresar a esos tiempos donde podíamos expresar lo que sentíamos y darnos el beneficio de gestionar nuestras emociones y tener inteligencia emocional para gestionarlas, estar en contacto con ellas y perder el miedo a eso”.

¿Cuáles son los pilares para tener relaciones humanas exitosas a largo plazo?

A: “La comunicación, la honestidad, la confianza y el respeto”.

Cuándo hay fractura en las relaciones pero una de las dos partes quiere componer esa relación y no quiere perder a esa persona, ¿se les debería dar otra oportunidad?

A: “Eso no depende de nosotros, también depende de que la otra persona quiera. Yo puedo querer no perderte; pero si tú no quieres permanecer en mi vida tengo que respetarlo, no podemos obligar a nadie a permanecer con nosotros”.

Si se pide perdón, ¿se puede reiniciar la relación?
A: “No, yo creo que el perdón no sirve si no hay cambios y acciones. Se puede rehacer una relación cuando hay cambios y acciones. Pedir perdón es muy fácil”.

Por último, ¿qué te gusta hacer por ti, aparte de tu trabajo?

A: “Yo soy muy fan de darme tiempos y me gusta mucho hacer ejercicio como hacer pesas cuando no estoy escribiendo ni dando cursos, haciendo videos o ayudando a la gente en sus relaciones. Igualmente, pasar tiempo con mis amigos en reuniones y estar cercano a la gente que quiero y que me ayude a aterrizar, eso me funciona mucho”.

Redes sociales de Alex:
Facebook: Alex Toledo
Twitter: @alejilloTol
Instagram: @alejillotol
Sitio Web: alextoledo.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here