Francisco de Luna /

Un grupo de 38 personas se sumergen entre las raíces de los humedales para salvar 50 hectáreas de manglares en Tecolutla, municipio ubicado en la zona norte del estado de Veracruz.

Desde hace seis años comenzaron a rescatar el entorno ecológico del estero “La Silveña”, también conocido como “La zona del silencio”; aparentemente las labores parecieran sencillas, pero implican mucha dedicación ya que quienes se adentran en estas ciénagas, terminan cubiertos de lodo.

A decir del Presidente de la Asociación “Salvemos los humedales de Tecolutla”, Ricardo Pardiñas González, fue desde el año 2011 cuando iniciaron las labores de rescate y en 2012 lograron constituirse como organización civil para poder reforzar los trabajos ambientales.

El trabajo ha consistido en la siembra de 800 árboles de mangle en un área de cinco kilómetros en la costa del Golfo de México.

Relató que se han restaurado los manglares mediante la apertura de canales de marea y el chapeo de helecho, así como la recolección de basura principalmente botellas de plástico, además de otros desechos que caen de la zona urbana.

Esta vegetación es la primera línea de defensa contra huracanes e inundaciones y fuente de vida para el desarrollo de especies de peces, crustáceos, moluscos, reptiles, aves y mamíferos, “mucha de la pesca que llega a nuestra mesa y la que se vende reflejando un ingreso económico proviene del Manglar de Tecolutla”, contó Pardiñas González.

Para poder llevar a cabo los trabajos de rescate, primero se hicieron diagnósticos apoyados con dependencias como el Instituto de Ecología (Inecol) y la Universidad Veracruzana (UV) y conocer qué acciones tendrían que emprenderse y proteger a los humedales.

La extensión de manglares en Tecolutla, son un promedio de 4 mil hectáreas “nosotros trabajamos en la cabecera, cruzando el río y estamos en 670 hectáreas, pero sólo tenemos como punto focal de injerencia un aproximado de 200 hectáreas”.

Las tormentas, inundaciones y huracanes, ahí han generado que las zonas queden azolvadas y se han modificado y por eso los sitios han perdido la capacidad natural y por lo tanto el manglar ha sido desplazado.

El helecho gigante y unas enredaderas han cubierto a los manglares, siendo estos algunos de los principales factores que han dañado la estabilidad de los árboles, refirió el Presidente de Salvemos los Humedales.

Con estas labores, se apoya con programas de empleo temporal, siendo esta otra manera de obtener ingresos, sumado a ello la atracción turística donde cada semana llegan a visitarlos más de 50 personas.

Dijo que para estas labores de rescate han recibido los apoyos por parte de la federación y las autoridades estatales, pues la actual administración municipal encabezada por el priista Wenceslao Santiago Castro, no se ha interesado en atender la restauración de los humedales. 3/4

“Hemos tenido el acercamiento con el alcalde electo, Juan Ángel Espejo Maldonado, y ha acudido a los sitios donde estamos trabajando y puede ser un actor importante para promover que estos manglares sean catalogados como sitio Ramsar”.

Ramsar consiste en identificar humedales adecuados e incluirlos en la Lista de Humedales de Importancia Internacional.

En México hay 142 Humedales de Importancia Internacional, ocupando el segundo lugar a nivel mundial

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here